¿Hillary Pasará Una Reforma Inmigratoria?

Hillary CLinton 2016 Award

Fusion.net Hillary 2016 Poll Picture

Hillary Clinton tiene una historia complicada con el tema de inmigración. Cuando era la Primera Dama en la Administración de su esposo, el Presidente Bill Clinton, Hillary Clinton apoyó la Reforma de Inmigración Ilegal y Responsabilidad del Inmigrante (Illegal Immigration Reform and Immigrant Responsibility Act, IIRIRA) de 1996. Esta ley discriminatoria causó un aumento inmenso de deportaciones por simples violaciones de leyes civiles o administrativas, no criminales. Las herramientas disponibles para los abogados de inmigración también cambiaron drásticamente con IIRIRA. Entre otras cosas, bajo esta ley, un inmigrante puede ser considerado un “criminal” aunque su ofensa sea solo una infracción de tráfico. IIRIRA también creó el programa infame “287(g),” el cual permitió la colaboración entre departamentos de policía y agentes federales de inmigración con la meta de deportar criminales. Más que ser una herramienta para deportar criminales, el programa 287(g) fue una trágica herramienta para construir un sistema de deportación en masa, y otro ejemplo de la discriminación contra la comunidad extranjera.
Cuando la candidata Clinton era senadora de Nueva York, desde el 2001 hasta el 2009, apoyó propuestas de leyes inmigratorias que abrirían el camino para la legalización de los millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos. También votó a favor de fortalecer y ampliar el muro entre la frontera de México con los Estados Unidos, sin contemplar la política de los Estados Unidos que causa la migración en Las Américas. Esta posición miope sobre la migración no ha cambiado mucho con la carrera política de Hillary Clinton.
Durante su primera candidatura para la presidencia de los Estados Unidos en el 2008, Hillary Clinton repitió frecuentemente que los inmigrantes “criminales” deberían de ser deportados sin ningún proceso legal. En ese entonces, la candidata Clinton dijo que estaba opuesta a una ley estatal que permitiría las licencias de conducir para los inmigrantes indocumentados de Nueva York. Ahora que la candidata Clinton se ha lanzado para la presidencia por segunda vez, ella denuncia las políticas inmigratorias de su esposo. También dice que apoya la Acción Diferidita (DACA y DAPA) del Presidente Barack Obama y a una vía para aplicar para la ciudadanía, políticas que son apoyadas por la mayoría de la población en los Estados Unidos. Quizás el cambio que más demuestra una evolución sobre la política inmigratoria es su anuncio de su nueva posición apoyando leyes estatales que permiten licencias de conducir para los inmigrantes indocumentados.
Sea que este cambio es una mejora o una calculación política, todavía queda mucho por explicar y por comprobar. Hillary Clinton tiene la oportunidad de ser no solo la primera mujer presidenta de los Estados Unidos, sino también la primera Demócrata en cumplir con sus promesas a la comunidad inmigrante en general.